Picture of Helen Rytkönen

Helen Rytkönen

¿Sabes qué tipo de escritora de novela romántica eres?

Facebook

Cuando comienzas a escribir, no te planteas qué clase de escritora de novela romántica eres. Básicamente, porque estás en mil y una cosas nuevas que tienes que entender y aplicar, así que simplemente empiezas y punto. El proceso de aprendizaje en todas las facetas del mundo escrituril requiere rapidez, por lo que el tema de las nomenclaturas las dejas para otro momento más adelante.

Pero el tipo de escritora que eres es importante, porque determina hacia dónde va a ir tu carrera. Hoy vamos a ver tres clasificaciones de escritoras, así que lee con atención, romántica, y cuéntame luego si te ves identificada con alguna de ellas.

1. ¿Eres escritora o no?

La primera pregunta que te debes hacer es si te autodenominas escritora. Cuando te lo preguntan, ¿dices con la boca llena que eres escritora? ¿O te da vergüenza y dices que escribes cositas? Y peor lo pasas si te preguntan qué escribes. Lo de «romántica» te sale con una vocecita asustada, como si se tratase de un género de segunda.

Decir que eres escritora es un paso que cuesta dar. Por muchas cosas, entre ellas el mal endémico de nuestro gremio que es el síndrome de la impostora, no somos capaces de hacerlo. Es más, no nos destapamos hasta mucho después, con miedo a los comentarios y al qué dirán de nuestro entorno, que a veces puede ser todo un escollo a sortear.

escritora-novela-romantica
Esta fue la primera vez que dediqué un libro. Ahí estaba en pleno proceso de creérmelo. Lo de ser escritora, digo.

Yo empecé a decir que era escritora de novela romántica más de un año después de publicar mi primera novela. Había publicado también la segunda, una novela corta, y tenía escrita la tercera. Fue después de un curso intensivo donde trabajé mucho la mentalidad emprendedora, donde adquirí la autoconfianza suficiente para denominarme escritora.

Reconozco que fue un momento bastante convulso de mi vida, y por eso no tuve la fortaleza mental para saber lo que quería y lo que no hasta después de un tiempo.

Me hizo falta trabajar mucho la mentalidad y la autoestima para lograrlo. Pero recuerdo perfectamente cuándo lo dije sin titubear, y a partir de ahí, nunca se me ha despegado de la boca.

2. Escritora hiperproductiva o de marca personal

Dicen que el algoritmo de Amazon premia a quienes publican cada tres meses, y hay varias autoras que tienen la productividad tan bien trabajada que llegan a esos tiempos. Esto hace que estén en los puestos más altos del ranking, y que cada vez tengan más audiencia porque tienen un catálogo muy amplio con el que atrapar nuevas lectoras.

En realidad, este sería el modelo ideal: poder escribir como actividad principal y sacar libros con una periodicidad alta. Pero para esto, hay que tener en cuenta los siguientes factores:

  • El tiempo: si tienes un trabajo habitual o nutricional, más una familia y todo lo que eso conlleva, es complicado llevar un ritmo de escritura tan alto. Se puede hacer, claro que sí, pero muchas veces pasa por apostarlo todo a la escritura para poder dedicarle las horas necesarias. Es una elección personal que cada una debe sopesar.
  • La generación de ideas: ¿te ves capaz sacar novelas completas con una trama perfectamente estructurada, unos personajes bien definidos y ese punto extra que te identifica como autora en tan poco tiempo? No creo que esté al alcance de todo el mundo. Quienes lo hacen, es porque tienen ese talento. Yo, aún disponiendo de todo mi tiempo, no llegaría a poder publicar cada dos meses, necesito un mayor periodo de maduración de las ideas.
  • Planificación de la productividad: con estos tiempos tan cortos, se hace impepinable el ponerte objetivos de escritura diarios y muy altos. Hay métodos fantásticos y muy complejos, como el que utiliza la escritora Lorraine Cocó para poder sacar cinco libros al año. Conozco a otras escritoras que se marcan metas de tantos miles de palabras al día. Para poder hacerlo, hay que tener mucha disciplina y afán de sacrificio.

Si tienes claro que no puedes llevar a cabo el método de la hiperproductividad, tendrás que invertir en construir una marca personal sólida y atractiva que haga que tus lectoras decidan leerte por lo que les transmites. En esto, un excelente marketing de contenidos y una adecuada estrategia promocional y de visibilidad en redes serán tus grandes aliados.

Deberás estudiar y diseñar tu marca de una forma exhaustiva, haciéndote las preguntas clave para poder construir esta herramienta que beberá de tu personalidad y que puedes hacerla tan explícita como quieras.

Pero esto será objetivo de otro post, porque podríamos estar horas hablando de cómo esbozar una marca personal exitosa. ¿Se nota que el tema me apasiona? 🙂

Escritora de novela romántica mapa o brújula

Esta es la clasificación más habitual cuando hablamos de tipos de escritura. Es de esas primeras cosas cuando entras en el mundo escrituril, y corres a identificarte con uno u otro grupo. Ah, esa necesidad de pertenencia, la hemos pasado todas.

Actualmente, creo que soy un híbrido entre estos dos tipos de escritora. Yo lo llamo «mápula», porque bebo de las dos fuentes:

  • Cada vez soy más mapa, eso es cierto. Escribo una pre trama, la paso por las preguntas clave, la asiento en la estructura clásica de la novela para ver si tiene sentido, escribo las fichas de personaje, y ya, por último, defino la escaleta.
  • Mis comienzos no fueron así: Desde el rompeolas fue escrita como una brújula total, con una idea de cómo terminaría, pero con el nudo a merced de lo que se me ocurriese en el momento.
  • La primera vez que empecé a organizar mi escritura fue con Los susurros del calor, mi tercera novela en orden de producción. Al ser una historia coral, necesité asignar capítulos a cada voz protagonista, y ya, en ese momento, determiné qué iba a ocurrir en cada capítulo. Eso supuso un punto de inflexión en mi forma de escribir, absolutamente para mejor.
  • Ahora, mis escaletas son mucho más exhaustivas y me ayudan muchísimo cuando me pierdo en algún requiebro de la trama. Y me dan una sensación de tranquilidad, es como si lo tuviese todo controlado desde antes de sentarme a escribir.
  • Sigo siendo brújula en determinados momentos, no te voy a engañar. A veces la trama se me sale de la escaleta pero la mejora, entonces dejo que la creatividad y la inspiración hagan de las suyas. Siempre habrá tiempo de reescribir la escaleta.
escritora-novela-romantica
«Tras la calima» fue una novela escrita con todo el proceso «mápula» implementado

Hasta aquí el post de hoy, romántica. ¿Conoces alguna otra clasificación de escritoras? ¿Te identificas con alguna? Déjame el comentario y abrimos debate. ¡Feliz semana!

(Y no te olvides que el día 20 de abril saldrá a la venta mi nueva novela con editorial Zafiro. ¡Seguiremos informando!)

Más entradas del blog

Deja un comentario

Información básica de protección de datos

Responsable: Helen Rytkonen (+Info)

Finalidad: gestionar la publicación de sus comentarios, opiniones o valoraciones en el blog de Helen Rytkonen. (+Info)

Derechos: puede ejercitar su derecho de acceso, rectificación, supresión y otros, tal como aparece en la información ampliada que puede conocer visitando nuestra política de privacidad.