Picture of Helen Rytkönen

Helen Rytkönen

Escribir novelas corales y no enloquecer por el camino

Facebook

Nunca pensé en escribir novelas corales hasta que Los susurros del calor se cruzó en mi camino. De hecho, esta novela comenzó siendo una historia narrada en primera persona, hasta que a la mitad, otras voces pujaron por tener su propio hueco. ¿Te suena?

Pues para mí fue la primera vez, y aquello trastocó toda mi idea inicial.

Intenté volver a mi historia, esa que tenía en la cabeza, pero fue imposible. Sabía que si la escribía a cuatro voces, el resultado sería infinitamente mejor, con una trama mucho más redonda y llena de matices y dimensiones que, de otra forma, no tendría.

Así que me lie la manta a la cabeza y me entregué a la causa para acabar pariendo un primer borrador con irregulares resultados. Menos mal que contaba con la ayuda de una gran lectora cero profesional con la cual pulí todas las aristas y terminé con una novela que fue la primera que me publicó una editorial.

novelas-corales
Esta fue mi primera novela coral al tener un componente familiar muy fuerte, con varios personajes que necesitaban tener su propia voz.

Por eso, hoy quiero compartir contigo qué fue eso que me funcionó para que la novela reflejase una historia coherente, sin saltos y con una trama que completaban varias voces diferentes, siendo una de ellas la protagonista. ¿Te vienes, escritora?

1. Las novelas corales y sus personajes

Si te vas a enfrentar al reto de escribir una novela coral, debes saber que uno de los trabajos más importantes que hacer antes de sentarte, es definir bien a los personajes.

Y eso significa hacer unas fichas de personajes detalladas y con profundidad: desde cuál fue el trauma de su infancia, a quién admira o cómo socializa, hasta aspectos más mundanos como su color de ojos o su estilo a la hora de vestir.

Es crucial definir perfectamente la personalidad de cada uno de los personajes que va a tener voz en tu novela, si no, parecerá que todos son iguales. O que todos piensan igual, o peor: que todo está hecho para que se dé el final esperado de la novela.

No, debes crear personajes que sean coherentes, que tengan su propio mundo, que planteen conflictos y que cuenten la historia desde su propia perspectiva. El personaje de Estrella es un claro ejemplo: tuve que ahondar en por qué tenía esa personalidad tan egoísta y egocéntrica, y, a la vez, la hice contar la historia de Cora, la protagonista, desde sus sentimientos, siendo consecuente con su forma de ser.

«Me reí, y volví a aumentar la imagen de Cora. Le había pasado algo, de eso estaba segura. Cora sabía poner cara de póker en las situaciones adversas, pero no le era fácil disimular la felicidad. Y esa cara era de… no diría que de felicidad. No, era de ilusión, de esperanza. Por un momento fui capaz de salir de mi nube negra y sentir empatía con mi hermana. Eran pocas las veces que la había visto así. Pero enseguida volví a mi oscuridad, y mi natural envidia, esa que nadie sabía que existía, solo yo y en voz baja, me pellizcó con sus dedos verdes para sentirme aún más miserable de lo que ya estaba».

Los susurros del calor (2022)

2. La trama debe estar clara

Lo siento, amiga brújula, pero para poder escribir una novela coral es mejor saber cómo va a ser la trama, o por lo menos qué historia vas a contar y cómo va a terminar Si no, puedes acabar teniendo un lío brutal y te puedo decir que revisar una novela a varias voces no es lo mismo que una con un solo narrador.

Antes de sentarte a escribir, pasa tu idea por la estructura básica de construcción de una novela. Analiza si todo lo que vas a contar, aunque sea a grosso modo, es coherente y si lo vas a poder hacer con varias voces narrativas.

Por ejemplo, con Susurros, pasé la trama por los siguientes puntos:

  • Inicio: conocemos a Cora y su conflicto interno
  • Hecho desencadenante: fiesta de cumpleaños y ese regalo que le da un poco de libertad
  • Desarrollo: aquí fui determinando los conflictos con los que se va encontrando (problemas con los hermanos y con los hijos) y que van in crescendo hasta llegar al clímax
  • Clímax: la gran culminación de la tensión que se ha ido acumulando (en este caso, una discusión muy fuerte y las revelaciones de la protagonista a raíz de este conflicto)
  • Desenlace: todo se apacigua y las subtramas quedan resueltas.

Con esto, te aseguras de que no vas a trastabillar en la construcción de la historia y de que la tienes medianamente clara para poder añadirle luego las voces de los personajes.

3. Una escaleta que sirva de guía

No te asustes, no te estoy proponiendo que diseñes una escaleta nivel Dios, con todo tipo de detalles. No, todavía no hace falta (aunque te diré que si entras en el mundo de la escaleta, acabarás sofisticándola y llena de mil cosas sin las que ya no podrás vivir).

En mi caso, utilicé un excel básico donde enumeré todos los capítulos, quién lo iba a contar y, por encima, cuál iba a ser el contenido del capítulo. Esto me ayudó mucho a la hora de reescribir y de asegurarme que no repetía narradores en dos capítulos seguidos, sino que se iban alternando de forma natural.

También es cierto que no todos los narradores tienen el mismo peso: en mi caso, la protagonista tenía más capítulos que el protagonista, o la hermana de Cora se adueñaba de más contenido porque ella desarrollaba una subtrama completa, mientras que la hija de Cora aparecía para dar la visión externa de la historia de su madre.

novelas-corales
Aren Borg, el protagonista de Los susurros del calor, también tiene sus propios capítulos aunque no tantos como Cora

Esto que parece tan fácil me costó bastante, tengo que confesártelo, pero una vez que lo hice, me ayudó mucho a tener construido ese esquema mental que ahora estoy volviendo a utilizar.

Sí, he sucumbido de nuevo a escribir una novela coral. En concreto, un spin off de Los susurros del calor. Así que tengo bien fresco todo lo que te estoy contando, porque lo estoy volviendo a padecer en mis carnes lozanas.

4. Cómo alternar a los personajes

He leído muchas novelas donde la trama se narra por los dos protagonistas, o de forma coral, donde hay muchos más personajes. Recuerdo que la primera vez que me ocurrió fue hace ya bastantes años, con las novelas de Canción de fuego y hielo de George R.R. Martin, conocidas popularmente como Juego de Tronos (aunque ese sea el nombre de la primera novela, nada más). Me llamó mucho la atención, me pareció un ejercicio genial, y luego este tipo de forma de narrar se empezó a trasladar a otros géneros.

En romántica, es casi ya más habitual leer novelas donde se alternan las voces de los dos protagonistas que de uno solo. En mi caso, hice una tímida prueba en Desde el rompeolas, donde hay dos capítulos narrados por Marcus, el mozo de la historia. Y ahora, con Los susurros del calor, me paso al lado oscuro totalmente.

Cuando se la envié a Ana González Duque, mi gran lectora cero profesional, uno de los primeros feedbacks que me dio fue que no podía dejar varios capítulos siempre con el mismo personaje. Debía alternarlos porque si no, la novela perdía ritmo y resultaba muy raro que después de cuatro capítulos de Cora, de pronto empezase a hablar Aren. Así que imagina lo que tuve que reescribir hasta que quedase bien.

También es cierto que hay pasajes de la novela donde se repiten más unos personajes que otros, en mi caso en el inicio, donde Cora y Aren se alternan en cuatro capítulos sin dejar que entre nadie más. Pero luego se compensa con las otras voces, que ya equilibran la balanza y terminan de dejar más redonda la historia.

En conclusión: si decides escribir una novela coral y quieres que quede perfecta, planifícate antes y piensa bien cómo quieres que se cuente la historia. Te ahorrarás mucho tiempo de reescritura y de tirarte de los pelos como una loca, palabrita de girl scout.

Hasta aquí el post de hoy, escritora de romántica. Cuéntame si te has enfrentado a una novela coral y o si estás pensando en escribirla, así compartimos experiencias y pensamientos. ¡Hasta la semana que viene!

Más entradas del blog

2 comentarios en «Escribir novelas corales y no enloquecer por el camino»

  1. Como lectora, me encantan las novelas corales. No hay una verdad absoluta, como en la vida misma, cada uno ve la realidad y la cuenta desde su prisma de visión. Debe ser complejísimo escribirlas pero es una auténtica gozada leerlas (cuando están bien escritas, claro, con todas esas pautas que das en el post).

    Responder
    • ¡Hola, Ana! A mí también me encanta leer novelas corales, me parece enriquecedor ver la trama desde diferentes puntos de vista y cómo se van complementando las visiones de los personajes hasta crear la historia completa. Escribirlas no es fácil, requiere mucho trabajo previo, pero también es muy bonito. Gracias por pasarte por aquí, te mando un abrazote.

      Responder

Deja un comentario

Información básica de protección de datos

Responsable: Helen Rytkonen (+Info)

Finalidad: gestionar la publicación de sus comentarios, opiniones o valoraciones en el blog de Helen Rytkonen. (+Info)

Derechos: puede ejercitar su derecho de acceso, rectificación, supresión y otros, tal como aparece en la información ampliada que puede conocer visitando nuestra política de privacidad.